INSTALACIÓN A DOMICILIO
(011) 6950-8396

ATENCIÓN AL CLIENTE
(011) 5690-4608

desplegar me

BLOG

<< Anterior | Siguiente >>

¿Cómo controlar la batería de tu auto sin ser un especialista?
Si se hiciera un ranking de situaciones molestas que deben afrontar los conductores de vehículos, sin dudas, la imposibilidad de arrancar el motor por fallo en la batería ocuparía los primeros puestos.




Por eso, para evitar pasar malos momentos,  siempre es bueno estar informado. 
En Acubat  Centro de baterías decimos que el auto, a veces, nos da señales previas a esa falla,  sólo hay que aprender a reconocerlas.
Te contamos algunas: 

La más evidente es la del arranque tardío o con ruidos extraños. Cuando esto pasa no hay que ignorarlo porque es un aviso, una señal que nos hace pensar que la batería puede estar por agotarse.

Presencia de sulfato en los terminales del vehículo que impiden el contacto adecuado con los bornes de la batería generando también corrosión de cables y demás piezas.

Reseteo del instrumental eléctrico como: hora y fecha, cuenta kilómetro parcial o también la  solicitud de poner el código del estéreo.

Otro de los síntomas que nos pueden ayudar, son  los cambios bruscos en la climatización.  Todos los sistemas de refrigeración frío/calor necesitan del suministro eléctrico del vehículo y por ende de la batería. Si se registran episodios de descontrol de temperatura, cortes intermitentes o baja potencia, bien pueden deberse  a que la batería está por caducar. Por eso, uno vez descartado el tema de la limpieza y mantenimiento de filtros, hay que revisar la batería.

El funcionamiento del limpiaparabrisas también depende del suministro de electricidad, por lo tanto, es otro de los sistemas que nos puede ayudar a diagnosticar en forma temprana. Hay que observar si el limpiaparabrisas se vuelve más lento, presenta cambios bruscos o se vuelve discontinuo.


Lo más importante, en todos los casos, es no desestimar ninguna señal y tener presente que la batería del vehículo tiene un desgaste y una vida útil de aproximadamente  3 años,  y un uso estimado de 60 mil kilómetros.